http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Otro año, del 17 al 18
El futuro será mejor


Hemos puesto fin al año 2017, uno de los años más negros de la política española. Hemos tenido la mala suerte de ser testigos de las mayores “lindezas” que jamás hubiéramos imaginado. Pero a nadie, a ningún político, se le ha ocurrido presentar fórmulas para acabar con los grandes problemas que sufre la sociedad actual. No quiero ser derrotista, no quiero sumirme en el pesimismo, pero es lo que veo, lo que he visto a lo largo de 2017.
El año 2017 lo podíamos definir como el año en el que se hicieron visibles enfermedades endémicas que se venían padeciendo desde muchos años atrás; que nunca se les había hincado el diente; y que ya no podían eludirse. La indiferencia se había engullido todo lo que le iban echando. En muchos casos cuando el daño ya estaba hecho. La economía, la política y la sociedad misma, habían estado adormecidas tiempo y más tiempo, sin querer ver lo que pasaba a su alrededor. No querían verlo unos, y otros se aprovecharon de ese pasotismo, a manos llenas.
La Transición, bien o mal hecha, pero se hizo. España cambió la Dictadura por la Democracia sin traumatismos ni rupturas. Hubo una política y una sociedad responsables; conscientes de la necesidad del cambio. Los artífices fueron, tanto los políticos como la ciudadanía en general. Políticos y ciudadanos que supieron responder. Para progresar, para avanzar, para mejorar, es indispensable que política y ciudadanía vayan de la mano. Si no van de la mano, ni hay progreso, ni avance, ni mejora. ¿Y después de la Transición?
Nada. Inmovilismo, conformismo. Después de la Transición de Adolfo Suárez y de las grandes reformas que se hicieron durante las primeras legislaturas de los gobiernos de Felipe González, la sociedad entró en un impasse de tranquilidad, de inmovilismo, que a veces rozó el pasotismo. Hemos observado, vivido, con indiferencia, mentiras, corrupción, desigualdad, y el más grave ataque a las autonomías. Y políticos y ciudadanos viéndolas pasar. Ese ha sido el gran error que tendremos que afrontar en este nuevo año que empezamos. De lo contrario la democracia que construimos está en riesgo y el Estado del Bienestar se derrumbará como castillo de naipes.

http://juliocasarrubios.blogspot.com




02/01/2018 | Julio García-Casarrubios Sainz
 
     
joroba.es | programacion web