http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Los presos ante la prisión permanente revisable



Llevo 12 años metido en el mundo de las cárceles como capellán. Y desde mi contacto día a día con los presos de aquí en España y de los dos países en donde estuve como capellán en Argentina y Perú, veo la complejidad de la “prisión permanente revisable” que desde el caso de Diana y los múltiples casos de maltrato y asesinato de mujeres, está saliendo a la opinión pública. Puedo confesar que ningún preso me ha herido ni maltratado ni contagiado de nada, sólo he sido contagiado de mucho cariño, mucha humanidad y deseos de cambio y de reinserción social. Desde mi fe y ética humana cristiana, denuncio y estoy en contra de todos aquellos que con graves problemas psiquiátricos o guiados por la mentalidad machista de la posesión de la mujer, pegan, torturan e incluso asesinan. Son hechos detestables a la luz de los derechos humanos y de toda ética civil y religiosa. Toda persona es para los cristianos la viva imagen y semejanza de Dios. Y pegar, maltratar, torturar y matar a otra persona sea hombre, mujer o niño es la mayor aberración humana y pecado que clama justicia al mismo Dios.
En estas últimas semanas los medios de comunicación nos han metido hasta la medula una sola solución a este problema: más dureza en la prisión permanente revisable. Ellos también nos dicen que el 80% de la población española está a favor. Pareciera que ya no hay tiempo para el silencio, pensar el problema y la decisión la confiamos ciegamente en lo que nos dicen los medios de comunicación. Y quizás muchos no tienen a su alcance lo que es y significa la “prisión permanente revisable”.
Partamos de la definición de esta opción dura manejada por un partido político y con la intención de revocarla de tres partidos opuestos. Según la Enciclopedia WIKIPEDIA en Internet, “la prisión permanente revisable es la máxima pena privativa de libertad del Código Penal español. Fue aprobada en el Congreso de los Diputados el 26 de marzo de 2015, como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana, con el único apoyo del Partido Popular y en el contexto del Pacto antiyihadista”. De acuerdo a esta definición explicita WIKIPEDIA: “La pena de prisión permanente revisable puede ser impuesta únicamente en supuestos de excepcional gravedad (asesinatos especialmente graves, homicidio del jefe del Estado o de su heredero, de jefes de Estado extranjeros y en los supuestos más graves de genocidio o de crímenes de lesa humanidad) en los que esté justificada la imposición de una prisión permanente, si bien sujeta a revisión: tras el cumplimiento íntegro de una parte relevante de la condena, cuya duración depende de la cantidad de delitos cometidos y de su naturaleza, el penado puede obtener una libertad condicionada al cumplimiento de ciertas exigencias, en particular, la no comisión de nuevos delitos”.
Prosigue explicitando esta prestigiosa Enciclopedia en Internet: “Una vez cumplida una parte mínima de la condena, un tribunal colegiado deberá valorar nuevamente las circunstancias del penado y del delito cometido y podrá revisar su situación personal. Esta revisión judicial periódica garantiza un horizonte de libertad para el condenado. Cumplida esa primera parte mínima de la pena, si el tribunal considera que no concurren los requisitos necesarios para que el penado pueda recuperar la libertad, se fijará un plazo para llevar a cabo una nueva revisión de su situación; y si, por el contrario, el tribunal valora que cumple los requisitos necesarios para quedar en libertad, se establecerá un plazo de libertad condicional en el que se impondrán condiciones y medidas de control orientadas tanto a garantizar la seguridad de la sociedad, como a asistir al penado en esta fase final de su reinserción social”.
Tras conocer la ley constatamos que no es una ley aplicada a todos los presos en España que superan los 61.000 internos en las cárceles. Hay que destacar que es una excepción aplicable sólo en el fondo a asesinos especialmente graves cuya libertad pone en riesgo la convivencia de la población. Tras esta cara de la prisión permanente está la otra cara de la mayor parte de presos que están por errores, equivocaciones de la vida, robo, trapicheo de drogas, corrupción, por no poder pagar una multa de tráfico y otros delitos menores. Un Estudio de 2016 de la Red de Organizaciones Sociales del Entorno Penitenciario, señala los siguientes puntos: “La tasa de encarcelamiento en España se encuentra en un 32% más que la media europea. Contamos con el doble de presos que países como Finlandia o Suecia y somos el tercer país en tasa de estancia en prisión. El tiempo que pasa una persona en prisión en España es de medio de 18 meses mientras que en Europa es de 7 meses. No obstante, España presenta una de las tasas de criminalidad más bajas. En nuestro país se producen 0,85 homicidios voluntarios cada 100.000 habitantes. Sin embargo, las condenas en España son más largas. En los países nórdicos, por ejemplo, se envía más gente a prisión pero por menos tiempo. A pesar de todo la población reclusa en España disminuye cada año”
Todo esto nos llevar a la conclusión de que varios países europeos incluyen en sus legislaciones figuras similares a la pena de prisión permanente revisable. No obstante recordemos al Papa Francisco que en nombre de Cristo lucha por ofrecer la misericordia tras el cumplimiento de la justicia. Fue el mismo Papa quien, mediante la publicación de un Motu Proprio en 2015, el estado del Vaticano sustituyó la condena perpetua por una pena máxima de 30 a 35 años de cárcel. El tema de la prisión permanente revisable sigue siendo muy complejo. Yo simplemente me coloco al lado de los más de 61.000 presos en las cárceles españolas, de los cientos de capellanes, miles de voluntarios y cientos de ONGs que visitamos la cárcel y sabemos que hoy la mayoría de los presos está sufriendo porque temen que la ley se endurezca aún más para todos y paguen justos por pecadores. Seamos humanos, dialoguemos sobre este problema real de la prisión permanente revisable no en base a la venganza y el odio sino en base al bien común de todos los presos que tienen derecho a la reinserción social.

* Valdepeñero ausente 2014


22/01/2018 | Ángel García Rodríguez
 
     
 
PARA ÁNGEL GARCÍA.jpg
 
joroba.es | programacion web