http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
El segundo de la Gürtel



“Prefiero salir bien de la cárcel que salir antes”, dice el número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo. Para ello está dispuesto a reconocer los hechos de los que le acusa el Ministerio Fiscal. Afirma que puede llegar a acreditar documentalmente la entrega de sobresueldos a líderes del Partido Popular. Pero, y aquí radica lo sorprendente, al mismo tiempo que proclama su intención de declarar hasta lo inconfesable, también proclama su intención de “no hacer daño al partido”. La estancia en prisión es incómoda y triste. En esta cuestión debería aprender de su número uno Francisco Correa, ¡qué bien entra y sale este señor de las penitenciarías! Parece que viene o va a jugar al tenis o, en su propio lenguaje, va a “jugar unas bolas”.
El número dos de la trama Gürtel Pablo Crespo no se mueve en línea recta como lo hace Francisco Correa. Crespo curvea, se ondula, se hace un bucle y entre las curvas se le escapa la coherencia del discurso. Aconsejado por su abogado Miguel Durán, ha manifestado que está dispuesto a reconocer los hechos que le imputa el Ministerio Público y no así los delitos. Adquiere así mayor margen de maniobra a la hora de la imposición y ejecución de la correspondiente pena. Sin embargo, es evidente que si Pablo Crespo reconoce los hechos por los que se le acusa, necesariamente dañará la imagen y algo más de su partido. La intención contraria pudiera delatar que sólo está vendiendo humo al ministerio público, como hacen los partidos con los votantes. En el proceso penal el humo es sólo humo y el reconocimiento de los hechos debe ser real, inequívoco, expreso y carente de ambigüedades. Todo lo contrario que en política donde ocurre la paradoja de que las frases son muy cortas pero dentro de su escasez caben cien mensajes diferentes.
Hila muy fino el letrado Miguel Durán, pero a veces la sutileza resulta una carga para el defendido y no así la claridad en la posición jurídica. No se puede reconocer los hechos a medias de igual manera que uno no nace ni muere a medias. Por otra parte, también sorprende el contraste de la posición de Pablo Crespo con la de Francisco Correa quien ha manifestado su disposición a reconocer todas las acusaciones formuladas contra él. En consecuencia, el Ministerio Público le exige “toda la verdad” Y, he aquí lo perverso de la cuestión: “toda la verdad” de Francisco Correa puede no coincidir con “toda la verdad” de su segundo Pablo Crespo. Quien dice que no quiere hacer daño a su partido adopta un cinismo infantil por el que está avisando que en breve hará daño precisamente a su partido. Pensará Pablo Crespo que nadie recuerda a quienes ocupan los segundos puestos y que estos no suelen pasar a la Historia. Pero también debe recordarse que la Historia está marcada por la actuación lacia y grisácea de los segundos tibios.

Abogada
elveladordeaurora.blogspot.com.es


22/01/2018 | Aurora Gómez Campos
 
     
joroba.es | programacion web