http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Cabeza de caballo



"Tiene todo nuestro apoyo, reconocimiento y cariño", ha dicho el vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, resultando ser Cristina Cifuentes la depositaria de todo ese afecto. Las asignaturas sin aprobar y la ausencia de trabajo de fin de carrera de un máster en Legislación Autonómica han situado la cara de Cristina Cifuentes en el muro de feria al que se arrojan las tartas. En su descargo, la Presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid ha afirmado que el asunto de su máster se ha destapado por la lucha de su gobierno contra la corrupción. Literalmente por “levantar alfombras, abrir ventanas y regenerar la vida política y las instituciones”. Pero esto no es una defensa eficiente desde el momento en que alegar una excusa implica por sí sola un reconocimiento de verdad. Este desmentido desproporcionado e infantil también avisa de la ausencia de sinceridad. Porque es manifiestamente infantil el argumento del Rector de la Universidad Rey Juan Carlos acerca del error en la transcripción de notas y es desproporcionado que esta comparecencia se realice junto al Director del máster y al director del departamento de Derecho Público y Ciencia Política. Cuánto teléfono ardiendo en aquellas veinticuatro horas de silencio en que la presidente no compareció. Si la propia afectada reconoce que su lucha contra la corrupción “tiene un alto precio”, está reconociendo simultáneamente que alguien ha buscado cabos sueltos y que los ha encontrado. Y es que alegar una deuda para compensar otra implica reconocer la existencia de aquella deuda que se quiere compensar; alegar una justificación a unos hechos implica reconocer los hechos. Esos asesores han estado lentos y poco ágiles.
Es así como Cristina Cifuentes se ha despertado con la cabeza de su propio caballo en su cama, al igual que en la escena de la película El Padrino, en que el personaje Jack Woltz amanece con la cabeza de su caballo entre sus sábanas de seda y ello por negar un papel de protagonista a Johnny Fontane. Es así, con mucho afecto, apoyo, reconocimiento y cariño como se señala al enemigo entre los miembros de aquellas familiar italianas, aunque también se hace con besos y abrazos. Parece que anda suelto algún Judas minucioso; parece que la Presidente Cifuentes tiene también un Bruto a quien hacerle la pregunta retórica de Julio César; parece, en fin, que a pesar de que Cristina Cifuentes aparente dormir con la armadura puesta como Viriato, se le han llegado hasta el dormitorio tres traidores para clavarle un cuchillo en el único sitio libre, el cuello. El problema de esta cabeza de caballo es que, al igual que en la escena de El Padrino, la cabeza era de verdad (las cosas de Francis Ford Coppola) y que el grito del actor al grabar la escena fue de horror certero. Precisamente esa es la certidumbre que se le escapa a Cifuentes por los huecos de la pantalla.

Abogada
elveladordeaurora.blogspot.com.es


28/03/2018 | Aurora Gómez Campos
 
     
joroba.es | programacion web