http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Elogio de esquines y la paz



Esquines ha sido en la historia del género de la gran oratoria casi obliterado por su genial antagonista, Demóstenes. Esto siempre ha ocurrido a todos los genios que han coincidido en el tiempo con el genio verdaderamente superior, el que crea el paradigma clásico, la clave o referencia sobre las que medir lo sublime. Pero Esquines, aunque inferior al “culón y afeminado” Demóstenes, insoportable siempre en sus relaciones personales, fue, sin embargo, un gran político, un magnífico orador de feliz espontaneidad con chispa, un demócrata de raza y un gran patriota “a su modo”. Lo que también le empequeñece a Esquines es haber sido un buscador de la paz, un héroe de la paz, y la Historia y los pueblos no soportan a los buscadores de la paz, a los mediadores para la paz, a los adalides de la paz, a los que colaboran en defensa de la paz, a los anunciadores de la tediosa paz. Los pueblos y la Historia lo que verdaderamente aman es la guerra, la sangre heroica y sólo el prestigio de la guerra, con sus generales, reyes, políticos y oradores, proporcionan el bronce con que el buril de la Historia graba la eternidad. El propio Esquines era plenamente consciente de ello cuando en su precioso discurso Sobre la embajada fraudulenta decía a su pueblo: “Erigís las estatuas y concedéis los puestos de honor, las coronas y las manutenciones en el Pritaneo, no a los que anuncian la paz, sino a los que vencen en la batalla”. Esquines era del partido de la paz, Demóstenes, “culo gordo”, sobornado casi con toda seguridad por los beocios, era del partido de la guerra. El porvenir estaba claro para cada uno de los dos.
En contra de lo que nos prescribe y sostiene la moral, tanto la religiosa como la impía, el hombre no es lo que hace, sino más bien lo que dice, siente y sueña, como ya lo presintiesen con profundidad Ovidio y San Pablo. Demóstenes, el amigo del partido de la guerra, desertaba acobardado del combate, y Esquines, partidario de la paz, era empero un hombre probadamente valiente. Se comportó heroicamente en la batalla de Mantinea, y en la batalla de Taminas se le otorgó a Esquines una corona por su indomable valor y socorro a los compañeros. Demóstenes, sin ninguna prueba de valor militar, compartía sexualmente a un amigo con su mujer, aunque hablase como un homófobo. Esquines defendía todo tipo de sexualidad, siempre que no se mercadeara con ella, como deja claro en el proceso Contra Timarco, al que no acusa de homosexual sino de vender su cuerpo y, por ello mismo, propone que ningún prostituto pueda desempeñar cargos públicos. “¿Qué no vendería quien ha traficado con el ultraje de su cuerpo? ¿De quién se compadecería ése, que de sí mismo no se compadeció?”
Sin embargo, Esquines erraba cuando afirmaba que “las enemistades privadas corrigen, por lo general, muchos de los abusos públicos”. Es justamente al contrario: la Democracia no debe permitir que la creencia en distintos pareceres políticos genere enemistades, pues la enemistad nacida de tener distintos sentires políticos es una especie de superstición, cercana a la religiosa, que algún día acabará con ella la benéfica tendencia propia de la Democracia. Como muy acertadamente nos dice el propio Esquines: “No es estar a favor o en contra de Macedonia lo que hace hombres buenos o malos, sino la naturaleza; y nosotros no somos distintos de cuando no éramos políticos, sino los mismos.”
Así como los soldados se avergonzarían de abandonar sus puestos respectivos, aquellos que se les ha asignado en la guerra, así también los políticos deberían avergonzarse de abandonar el puesto que se les ha asignado por las leyes como guardianes de la paz.
Martín-Miguel Rubio Esteban


13/03/2017 |
 
     
joroba.es | programacion web